miércoles, 4 de agosto de 2010

Retornos, sin dar la espalda, sin estar lejos

Esta foto me la tomó una amiga. Ella sabe su nombre.Yo también.

Sé donde estaba. Lejos. Ahora, también. Aunque un poco menos.

En una noche de lucidez retorno a este espacio que había mantenido en distancia. Con tanto tan chévere, y no, que ha ocurrido. Como ya las noticias están en un periódico de ayer, voy con lo que viene. Lo que pasó fue. Y no es.

Para el que alguna vez leyó algo de lo que se publicó en este blog, sabrá que otros colores, otras imágenes y distintos órdenes se le presentaban a los ojos de visita. El negro lo dejé, lejos. Un poco de blanco para sentirme "tranquilita", como nos hace falta en este País que pesa, es el color del template que más me gustó de la nueva lista que me dio Blogger. (La verdad que me aburrí de probar y probar 20 veces y este fue el aplicado)

Pienso que he entrado a una nueva etapa en vida. Me alegro. Yo. Siento que me pasa como en las novelas, cuando a la buena le hacen otro look y la mala está en coma, pero sigue siendo mala con el meñique. Así que en este new season de Lectura Ordinaria, pretendo volver a retomar, sin dar la espalda, y sin estar (tan) lejos, este espacio que tanto me sirvió para motivar y evolucionar mis Días. Para desahogar lo que las palabras (habladas) no me dejan.

Otra etapa, una nueva, como todo, que siempre es nuevo, pronostico. De viajes, reflexiones, sugerencias, cotidianidades, sin sentidos, noticias y cosas, más, se escribirá en este sitio que existe. Yo lo decidí.

Eso,

Karisa Inés* Cruz Rosado


*Estoy últimamente orgullosa de mi segundo nombre. En un momento dado, envidié a mis 27 amigas Marie.


2 comentarios:

mariana garcia dijo...

Me gusta la idea de ser mala con el meñique. Bien. Mala es una palabra sin aliento o con un aliento a menta si se usa de la mejor manera. Que escriba cualquiera de las dos, la mala, la buena, la fusion de ambas, siempre que escribas y logres ponerle nombre a las fisuras de Los Días.

Minhapreta dijo...

Soy Yarelys.
Me alegra tanto leerte nuevamente aquí. Que siga esa delicia irreverente en tu lápiz, en las teclas, en tu mente.

me agrada leerte.

En portugues, Ahora soy Minhapreta.