viernes, 10 de octubre de 2008

Restos de un Oso

por La Vieja Inés

Entre montones de escombros el deseo se asoma. La perversión afuera reprimida, allí se venera con el pasar de los días.


Convergen trazos al acecho de cierta libertad robada. Son líneas que reclaman la pertenencia. Cual dueño de parcela, defienden su territorio con la herramienta que aprendieron a empuñar.


El ojo capturó unas verdades en los restos de aquel presidio; donde el limo, el descuido y el recuerdo ahora se confinan sin horas de visita.





























(Ensayo fotográfico en la Penitenciaría Estatal de Río Piedras, Oso Blanco)

2 comentarios:

O.A.J.Vélez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pabjvar dijo...

Me encanta tu fotoensayo... cada vez que lo veo, me llega de distintas maneras... Ese del goze y lo imaginario... son las dos fotos, que me han dejado mucho de que pensar...